La cueva de la mora. Leyenda de Gustavo Adolfo Bécquer.

Portrait_of_Gustavo_Adolfo_Bécquer,_by_his_brother_Valeriano_(1862)

Anuncios
Imagen | Publicado el por | Etiquetado

Leyendas de Castrillón y Avilés III. La Casona de Arnao.

24834652.jpg

Imagen | Publicado el por | Etiquetado

Leyendas de Avilés y Castrillón II. El fantasma del conservatorio y el “estripador” de Avilés.

aviles 18.jpg

 

Publicado en 1º de ESO, LECTURAS, Uncategorized | Etiquetado

LEYENDAS DE CASTRILLÓN Y AVILÉS I. El castillo de Gauzón, la leyenda de Las Alas y los escudos del concejo.

22-pec3b1on-y-la-pec3b1ona-castillo-gauzon-simulacion-de-david-seijo-en-asc-150614

es/

Publicado en 1º de ESO, Investigación, LECTURAS | Etiquetado

Visitas de los abuelos

abuelos

Los abuelos nos han recitado poemas, nos han contado cuentos, nos hablado de su infancia y de cómo era la escuela a la que ellos asistieron, han compartido con nosotros sus esperanzas, algunas de sus penas y  sus ilusiones.  En el aula se han sucedido preguntas y sorpresas; ha habido risas, reflexiones, emoción e incredulidad; se han escuchado ecos del pasado que son lecciones para el futuro… Los abuelos han sido, como siempre, un ejemplo  de fortaleza y de ternura.

Gracias por haber aceptado nuestra invitación.

Rosa y Manolo, los abuelos de Inés

INES

MIS ABUELOS, ROSA Y MANOLO

El miércoles 15 de febrero de 2017, mis abuelos pisaron por primera vez mi instituto, IES Isla de La Deva.

Mi abuelo, Manolo, estaba bastante nervioso pero yo no me preocupé mucho porque sé que él siempre saca las cosas hacia delante. Mi abuela Rosa, se suponía que solo iba a acompañarle, pero con la emoción, y todo lo que suponía ese momento, salió también a hablar y a ayudar a mi abuelo.

El día anterior, mi abuelo y yo habíamos estado preparando todo: cómo iba a hablar, y las cosas, más o menos  que tenía que decir. Estuvimos una media hora preparándolo, y esa media hora disfruté muchísimo y aprendí muchísimas cosas que contaría al día siguiente. Sobre todo le dije que no se preocupara por nada, y que se sintiera como en casa, porque mi presentimiento era que mis compañeros no hablaran mucho ni molestaran y la verdad es que así lo hicieron.

Cuando llegaron a clase, se sentaron en unas sillas y me tocó presentarlos, estuve muy contenta de poder hacer eso, porque nunca había pensado que lo pudiera hacer en mi clase y con todos mis compañeros mirando y escuchando. Después de que yo hiciera la presentación, mi abuelo, con los nervios, no sabía qué decir, pero mi abuela rápidamente reaccionó y empezó a hablar.

Cuando mi abuela empezó a hablar, sentí como si a mi abuelo se le quitaran todos los nervios de golpe y cuando  pasó eso, lo único que me salía de la cara era una sonrisa inmensa.

Mientras mí abuelo contaba esas historias tan bonitas aunque duras sobre su infancia, yo me lo iba imaginando. Veía en mi cabeza a ese niño pequeñito que con solo doce años trabajaba sacando algodón y aceitunas con su  padre. Según él (porque yo no lo conocí), mi bisabuelo era un hombre excepcional, muy trabajador y que siempre ayudaba a todo el mundo y por supuesto yo estoy muy orgullosa de haber tenido una familia así. También mi abuela contó, que ella trabajaba mucho de pequeña con las vacas y que su madre les contaba a sus ocho hermanos historias sobre las guerras que se habían producido hacia poco tiempo. La verdad, es que eso a mí me sorprendió mucho, porque nunca me lo había contado, y tener la fuerza que tenía su madre para contar esas historias que ella había vivido y pensando en todos los familiares que seguramente se la habían muerto en esa batalla, era muy difícil, y encima se lo estabas contando a unos niños pequeñitos que no te podían ver llorar porque ya se preocupaban, pero en aquella época, no había nada  mucho mejor que contar ni que hacer.

Mi abuelo llego a Asturias con 18 años y se refugió con sus tíos, en el cuartel de la guardia civil en Avilés,  porque de aquella su tío era guardia civil. Tuvo bastante suerte de haber llegado a Asturias y poder quedarse en ese lugar, porque en estos tiempos la gente llegaba de diferentes sitios y tenían que buscar algún lugar donde quedarse a pasar una noche o muchas más para buscar un trabajo.

También le tocó un coche en la tómbola, y eso, creo que nos hizo pensar a todos  que lo que se intenta y lo que se quiere conseguir, viene hacia ti. Gracias ala venta de ese coche pudo hacer un curso de soldadura y aprender muchísimas cosas que antes no podía hacer debido a las situaciones económicas.

Ismael, mi compañero, les preguntó que como se habían conocido mi abuela y mi abuelo, y ellos, sin pensarlo, respondieron y dijeron que ese momento tan mágico había sido en Barcelona. También preguntaron que cómo era nuestra familia ahora, y solo decirles que tenían 11 nietos, se sorprendieron muchísimo. Mi abuelo, tiene mucho espíritu de superación y  se demuestra, por ejemplo, diciendo que hace todos los días 120 kilómetros en bici. El que esté leyendo esto pensara que son muchísimos  y que eso es imposible hacerlo y por eso mismo yo digo lo que siempre me dice mi abuelo a mi y que creo que me va a servir de mucho en esta vida que me espera: y es  que siempre, pero siempre, puedes conseguir lo que te propones y que si quieres algo corre detrás de ello porque seguro que lo vas a alcanzar  con esfuerzo.

Me ha encantado que mis abuelos hayan venido a mi clase y que hayan hecho saber a todos mis compañeros cómo era antes  la vida y cómo es ahora, porque mi opinión es que sabiendo eso te vas a esforzar mucho más y por lo tanto vas a conseguir todo lo que se te cruce por delante.

                                                             Inés Barja Triguero, 1º de ESO B

Captura de pantalla de 2017-05-07 18:59:40

Sole, la abuela de Paula

Captura de pantalla de 2017-05-11 21:06:38.png

MI ABUELA

Me ha gustado mucho poder presentar a mi clase quién es mi abuela y el prepararlo fue muy divertido ya que descubrí cosas que no sabía y que son muy interesantes.

Al llegar la presenté y ella comenzó a contar un poco sobre su infancia.

Ella vivía en Busto,  un pueblo a 11 kilómetros de Luarca. Ella tuvo la suerte de poder estudiar. A los 10 años tuvo que irse a un internado en el que permaneció hasta los 16. Al terminar el colegio quería estudiar magisterio, pero no pudo ya que se tuvo que hacer cargo de la tienda de sus padres. Trabajando conoció a mi abuelo con el que se casó tres años después. Tuvieron tres hijos: mi tío Miguel, mi padre, Sergio, y mi tía Silvia.

Eso fue todo lo que nos contó, además de muchas anécdotas divertidas que ocurrieron siendo niña.

Espero que os haya gustado.

                                    Un saludo,

                                               PAULA

                                                                             Paula Caride Jardón, 1º de ESO B

 

Publicado en 1º de ESO

Los doce dioses del Olimpo

Publicado en 1º de ESO, 2º de ESO | Etiquetado ,

La Ilíada y la Odisea

Publicado en 1º de ESO, 2º de ESO | Etiquetado